jueves, 6 de julio de 2017

L'important c'est l'interface

La sutil interfaz es lo que importa entre dos medios distintos, como es la rosa, esa belleza efímera, en la canción de Gilbert Bécaud "L'important c'est la rose".

La interfaz, la superficie de contacto entre dos cuerpos o ambientes, es donde se producen casi todos los fenómenos físicos y químicos, por ejemplo en la combustión, explicada magistralmente por Michael Faraday en "La historia química de una vela".

Reflexionar sobre este hecho a la hora de buscar la explicación de los fenómenos naturales puede ser muy útil para descartar hipótesis quiméricas, grandilocuentes pero ocultas, y para centrarse en las situaciones donde hay diferencias, que muchas veces están a la vista y son pasajeras. Por ejemplo, en la búsqueda de las causas de los fenómenos geológicos se recurre con frecuencia a las profundidades de la Tierra y a hipotéticas convecciones en el manto, mientras que se desprecian las causas externas y fugaces como la meterología, a pesar de sus consecuencias a largo plazo como la erosión, el transporte y la sedimentación. También se valora poco el calentamiento interno con causas externas, como la deformación que provocan las mareas en las rocas, o el enterramiento, por la sedimentación, de minerales muy reactivos producidos en el exterior, que reaccionan luego gracias a la presión del interior.



"Toi pour qui, donnant donnant,
J’ai chanté ces quelques lignes,
Comme pour te faire un signe
En passant
Dis à ton tour maintenant
Que la vie n’a d’importance
Que pour une fleur qui danse
Sur le temps…

L’important,
c’est la rose,
l’important,
c’est la rose,
l’important,
c’est la rose,
crois-moi…
"